Los errores que siempre debes evitar en el cuidado de tu jardín

Si te has dado cuenta que tu jardín realmente no está dando los resultados que tu esperas, no te preocupes que nosotros hoy por medio de este post te vamos a brindar los errores más comunes a evitar tanto en el cuidado como en el mantenimiento del mismo, para que tu jardín pueda estar siempre totalmente vivo, verde y lleno de vida.

Errores más comunes en el cuidado y mantenimiento del jardín

  1. Falta o en su defecto exceso de riego

Para nadie es un secreto que la cantidad de agua que debe ser administrada en el proceso del riego siempre varia y además está condicionada por una serie de distintos factores, como por ejemplo: en la etapa plena de crecimiento, por el tipo de plantas que haya en el jardín, el tipo de suelo en conjunto de su capacidad de humedad, el clima de la zona donde este se encuentre ubicado, la propia época del año, entre otros, lo que quiere decir que muchas plantas necesitan sí o sí muchísima agua para su pleno desarrollo, mientras que otras únicamente requieren de una mínima cantidad.

Así que nosotros te recomendamos que riegues tu jardín por la mañana, pero muy temprano, ya que de este modo el agua se absorbe más que todo en el suelo, sin evaporar, además trata de regar sobre todo alrededor de la hierba, nunca sobre las hojas, de esta manera podrás evitar el moho y otros similares.

  1. Una escasa utilización del mantillo

Debemos estar totalmente conscientes que un buen mantillo es de vital importancia para nuestro jardín, pues este ayuda a conservar adecuadamente la humedad en el suelo, además mejora la fertilidad como la salud de este mismo, pero lo mejor de todo es que es capaz de ayudar a reducir exponencialmente el crecimiento de la maleza, a su vez prolonga el tiempo entre riegos, pero debes tener en cuenta que el mantillo sí o sí debe utilizarse en abundancia, para así asegurar al máximo el crecimiento de la planta como también para evitar daños a las raíces por causa de fuertes lluvias o similares, si tú no sabes cómo instalar un mantillo lo mejor será que te hagas de servicios profesionales de jardinería para que estos profesionales en el área lo hagan por ti.

  1. Sembrar tus plantas en un entorno equivocado

Las plantas obviamente tienen sus propias necesidades tanto de humedad, como de iluminación y temperatura, por lo tanto se tiene que prestar atención a su ubicación, claramente algunas plantas necesitan llevar sol para desarrollarse, pues sino entonces estas dejan de florecer, se debilitan, se ponen feas, se vuelven rápidamente susceptibles a la plaga como a las enfermedades, mientras que existen otras plantas que son distintas, estas necesitan sombra para poder vivir, ya que el sol puede fácilmente quemar sus hojas, así que te recomendamos que te informes bien sobre cada especie de planta que se encuentra en tu jardín, así sabrás si está sembrada en el entorno indicado.

  1. Una terrible sobre carga de fertilizantes

Ten en cuenta que cada especie de planta requiere claramente una formula determinada de tratamientos fertilizantes, sino terminaremos por cometer un grave error, por lo tanto, cada uno de nosotros debe informarse muy bien sobre cómo, cuándo y en qué momento exacto se debe fertilizar nuestro cultivo.

  1. Podadas inapropiadas

No esta demás explicar que realmente la mayoría se las plantas requieren de una poda regular, con el único fin de que esta estimule correctamente su desarrollo y floración, pero una poda inapropiada tiene la capacidad de afectar directamente a las plantas, en sí este error puede provocar una forma no buscada o acabando con ella, así que ten en cuenta que la poda de verano es mejor llevarla a cabo entre julio y septiembre, además antes de que podes los arboles limpia bien las tijeras con agua, un poco de amoniaco, esto con el objetivo de no trasmitirle enfermedades de una planta a otra.

  1. Una inadecuada administración de luz

Cuando estés diseñando tu jardín perfecto toma en cuenta la cantidad de luz que las plantas deben recibir y ten en cuenta también lo mencionado anteriormente unas plantas requieren mucha luz solar, pero otras no.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*